Revista Leadership »

EL LIDERAZGO DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES: UN RETO PARA EL ANÁLISIS

Nicolás Molina Sáenz
Universidad Pontificia Bolivariana.
Escuela de Ciencias Estratégicas.
Facultad de Administración.
Grupo de Estudios Empresariales.

El desarrollo humano integral y sostenible de los países de América Latina, pasa por la generación y consolidación de las denominadas organizaciones de iniciativa comunitaria. Muchas de ellas tienen como finalidad asegurar unos ingresos financieros a sus afiliados y, por supuesto, a sus familias, para que tengan una buena calidad de vida. Pero su finalidad no se queda allí, sino que buscan motivar a sus integrantes para que se inserten en mecanismos de participación ciudadana y comunitaria. De cumplirse las dos finalidades anteriores, estaremos en presencia de emprendimientos sociales integrales.

Pero las organizaciones de iniciativa comunitaria no se crean de la nada. Ellas requieren de gestores que movilicen a sus comunidades, que inviten a sus vecinos a conformar una organización que sea fuente de empleo, no solo para ellos, sino para otros. En palabras distintas, requieren de líderes. Una investigación realizada en la Facultad de Administración de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, en la que se abordaron 81 organizaciones de iniciativa comunitaria, localizadas en sectores rurales del Oriente del Departamento de Antioquia, identificó algunas características que presentan estos líderes. Las organizaciones en las que se desenvuelven los líderes estudiados, presentaban un común denominador: están ubicadas en contextos en los que hace presencia uno o varios actores armados, lo que hacia que estas comunidades se presentaran vulnerables al desplazamiento forzoso o a situaciones de extrema pobreza. Estas características son:

  • 1. Poseen las competencias mínimas en cuanto a la lecto-escritura, pero para ellos no ha sido una dificultad para ejercer su liderazgo, puesto que poseen una riqueza expresiva en su oralidad que los lleva a comunicar entusiasmo a quienes los escuchan. Su gestión con gerentes de grandes empresas o con representantes de organismos de cooperación internacional, arroja resultados altamente positivos, gracias a su intuición y capacidad de convencimiento; en las áreas administrativas tienen pocos conocimientos, pero poseen una profunda convicción de poder aprender lo necesario para darle sostenibilidad a sus organizaciones.

    Las instituciones públicas y privadas que han realizado acompañamientos con estas organizaciones de iniciativa comunitaria, reconocen que al principio del proceso, fue una sorpresa descubrir que líderes que ejercían funciones de tesorería, tenían dificultades para realizar operaciones aritméticas, pero que con el pasar del tiempo, cualificaron mucho más su desempeño gracias a lo aprendido.

  • 2. Sus vidas privadas se confunden con la vida de la organización, al punto que hacen depender su vida de la organización que lideran. Uno de los hallazgos, fue que dedican tiempo a la organización todos los días de la semana, inclusive los días domingos se desplazan hasta sus instalaciones a prestarle un servicio a uno de los integrantes. De esta manera, borran los límites entre su vida organizacional y su vida privada.
  • 3. Poseen un alto reconocimiento en su comunidad y en las organizaciones, de tal manera que se convierten en el modelo a imitar por parte de las otras personas. Los jóvenes donde estaban asentadas estas organizaciones, expresaban su deseo de llegar a ser como el líder "que había sacado adelante la empresa".
  • 4. Un alto porcentaje reconoció que su ánimo de trabajar por las comunidades se fortaleció más, cuando asistieron a un evento formativo organizado por alguna institución educativa, en la que se invito a trabajar por el desarrollo de las comunidad es. Afirman que este fue un motivador esencial.
  • 5. Han desarrollado una enorme capacidad de resiliencia. Las organizaciones que lideran están ubicadas en contextos con presencia de actores armados, los cuales han cometido acciones violentas contra sus integrantes. Este hecho no ha sido obstáculo para consolidar sus propias organizaciones, lo que los muestra como unos líderes del desarrollo en medio del conflicto armado.



Desde la misma investigación se realizaron una serie de recomendaciones para potencializar el accionar de estos líderes, personas claves para procurar el mismo fortalecimiento de sus organizaciones:



  • 1. Generar procesos formativos en los que se integren competencias técnicas con aquellos aspectos esenciales para el ser humano, de tal manera que la existencia de estos lideres no se agote en la dinámica de la organización, en otras palabras, que conformen un proyecto de vida en el que tenga cabida tiempos para su vida privada o para sus familias, ya que qué se gana con generar fortalecimiento organizacional a costa del debilitamiento de la vida privada de sus lideres.
  • 2. Visibilizar estos liderazgos en las facultades de administración y economía de los centros formativos, puesto que encierran importantes aprendizajes que también pueden ser valorados por los jóvenes estudiantes de los centros universitarios. Además esta visibilización arrojará pistas para comprender las dinámicas propias de los tantos emprendimientos sociales existentes en un contexto propio como el colombiano. Un medio importante para esta visibilización pueden ser el invitarlos a los foros, seminarios y cursos en los que se tematiza asuntos organizacionales o administrativos.
  • 3. La conformación de redes con estos líderes, puede ser un medio valioso para que las empresas que así lo desean, canalicen su Responsabilidad Social Empresarial a través de ellos y de sus organizaciones, pues con toda seguridad mostrarán una experiencia exitosa a nivel organizacional.
  • 4. Una tarea urgente es la formación de líderes para que puedan influir en las políticas económicas, gubernamentales y sociales a nivel local. Pero para que esto sea posible, los gobiernos deben generar los espacios de participación comunitaria y ciudadana para que las voces de estos líderes sean escuchadas y valoradas. Desde la investigación se constató que en varios municipios estos líderes están ejerciendo una incidencia importante en la construcción de los planes de desarrollo.


Regresar a la Intranet LEADERSHIP » Articulos Comunes


EL LIDERAZGO DE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES: UN RETO PARA EL ANÁLISIS

Nicolás Molina Sáenz
Universidad Pontificia Bolivariana.
Escuela de Ciencias Estratégicas.
Facultad de Administración.
Grupo de Estudios Empresariales.

El desarrollo humano integral y sostenible de los países de América Latina, pasa por la generación y consolidación de las denominadas organizaciones de iniciativa comunitaria. Muchas de ellas tienen como finalidad asegurar unos ingresos financieros a sus afiliados y, por supuesto, a sus familias, para que tengan una buena calidad de vida. Pero su finalidad no se queda allí, sino que buscan motivar a sus integrantes para que se inserten en mecanismos de participación ciudadana y comunitaria. De cumplirse las dos finalidades anteriores, estaremos en presencia de emprendimientos sociales integrales.

Pero las organizaciones de iniciativa comunitaria no se crean de la nada. Ellas requieren de gestores que movilicen a sus comunidades, que inviten a sus vecinos a conformar una organización que sea fuente de empleo, no solo para ellos, sino para otros. En palabras distintas, requieren de líderes. Una investigación realizada en la Facultad de Administración de la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín, en la que se abordaron 81 organizaciones de iniciativa comunitaria, localizadas en sectores rurales del Oriente del Departamento de Antioquia, identificó algunas características que presentan estos líderes. Las organizaciones en las que se desenvuelven los líderes estudiados, presentaban un común denominador: están ubicadas en contextos en los que hace presencia uno o varios actores armados, lo que hacia que estas comunidades se presentaran vulnerables al desplazamiento forzoso o a situaciones de extrema pobreza. Estas características son:

  • 1. Poseen las competencias mínimas en cuanto a la lecto-escritura, pero para ellos no ha sido una dificultad para ejercer su liderazgo, puesto que poseen una riqueza expresiva en su oralidad que los lleva a comunicar entusiasmo a quienes los escuchan. Su gestión con gerentes de grandes empresas o con representantes de organismos de cooperación internacional, arroja resultados altamente positivos, gracias a su intuición y capacidad de convencimiento; en las áreas administrativas tienen pocos conocimientos, pero poseen una profunda convicción de poder aprender lo necesario para darle sostenibilidad a sus organizaciones.

    Las instituciones públicas y privadas que han realizado acompañamientos con estas organizaciones de iniciativa comunitaria, reconocen que al principio del proceso, fue una sorpresa descubrir que líderes que ejercían funciones de tesorería, tenían dificultades para realizar operaciones aritméticas, pero que con el pasar del tiempo, cualificaron mucho más su desempeño gracias a lo aprendido.

  • 2. Sus vidas privadas se confunden con la vida de la organización, al punto que hacen depender su vida de la organización que lideran. Uno de los hallazgos, fue que dedican tiempo a la organización todos los días de la semana, inclusive los días domingos se desplazan hasta sus instalaciones a prestarle un servicio a uno de los integrantes. De esta manera, borran los límites entre su vida organizacional y su vida privada.
  • 3. Poseen un alto reconocimiento en su comunidad y en las organizaciones, de tal manera que se convierten en el modelo a imitar por parte de las otras personas. Los jóvenes donde estaban asentadas estas organizaciones, expresaban su deseo de llegar a ser como el líder "que había sacado adelante la empresa".
  • 4. Un alto porcentaje reconoció que su ánimo de trabajar por las comunidades se fortaleció más, cuando asistieron a un evento formativo organizado por alguna institución educativa, en la que se invito a trabajar por el desarrollo de las comunidad es. Afirman que este fue un motivador esencial.
  • 5. Han desarrollado una enorme capacidad de resiliencia. Las organizaciones que lideran están ubicadas en contextos con presencia de actores armados, los cuales han cometido acciones violentas contra sus integrantes. Este hecho no ha sido obstáculo para consolidar sus propias organizaciones, lo que los muestra como unos líderes del desarrollo en medio del conflicto armado.



Desde la misma investigación se realizaron una serie de recomendaciones para potencializar el accionar de estos líderes, personas claves para procurar el mismo fortalecimiento de sus organizaciones:



  • 1. Generar procesos formativos en los que se integren competencias técnicas con aquellos aspectos esenciales para el ser humano, de tal manera que la existencia de estos lideres no se agote en la dinámica de la organización, en otras palabras, que conformen un proyecto de vida en el que tenga cabida tiempos para su vida privada o para sus familias, ya que qué se gana con generar fortalecimiento organizacional a costa del debilitamiento de la vida privada de sus lideres.
  • 2. Visibilizar estos liderazgos en las facultades de administración y economía de los centros formativos, puesto que encierran importantes aprendizajes que también pueden ser valorados por los jóvenes estudiantes de los centros universitarios. Además esta visibilización arrojará pistas para comprender las dinámicas propias de los tantos emprendimientos sociales existentes en un contexto propio como el colombiano. Un medio importante para esta visibilización pueden ser el invitarlos a los foros, seminarios y cursos en los que se tematiza asuntos organizacionales o administrativos.
  • 3. La conformación de redes con estos líderes, puede ser un medio valioso para que las empresas que así lo desean, canalicen su Responsabilidad Social Empresarial a través de ellos y de sus organizaciones, pues con toda seguridad mostrarán una experiencia exitosa a nivel organizacional.
  • 4. Una tarea urgente es la formación de líderes para que puedan influir en las políticas económicas, gubernamentales y sociales a nivel local. Pero para que esto sea posible, los gobiernos deben generar los espacios de participación comunitaria y ciudadana para que las voces de estos líderes sean escuchadas y valoradas. Desde la investigación se constató que en varios municipios estos líderes están ejerciendo una incidencia importante en la construcción de los planes de desarrollo.