Revista Leadership »

LAS ORGANIZACIONES SIN FINES DE LUCRO Y EL TERCER SECTOR

Paula Miranda e Ismael Romero
Introducción

Para comprender cabalmente la situación de las organizaciones que no poseen lucro como su objetivo último, es necesario entender que éstas se desarrollan en un cierto contexto, de economía globalizada, y por un sistema socio técnico basado en la tecnología y en el conocimiento. Este conocimiento es el que ha permitido alcanzar mayores niveles de desarrollo. En este macroentorno del conocimiento, surgen las organizaciones sin fines de lucro (NPO), ¿que aportan a la sociedad? es lo que se discute, sobre la base de cómo se organizan y estructuran. En este contexto de libre oferta y demanda de bienes y servicios, donde los actores son oferentes (usualmente la empresa privada) y demandantes, se produce un desbalance entre esos actores {debilidades del sistema} y es allí donde surgen entes que median entre los participantes antes mencionados, intentando salvar aquellos errores de mercado, son las denominadas organizaciones sin fines de lucro (NPO).

Las Organizaciones y las formas que toman para el servicio a sus integrantes Las organizaciones toman distintas formas para servir a su comunidad; una donde es el Estado el que estructura organizaciones estatales, o primer sector, donde el mundo privado no estatal, es el que se organiza en función de desafíos, u organizaciones privadas, o segundo sector, y un tercer sector, que construye organizaciones con un rol relacional, esas son las sin fines de lucro.

Se observa una estrecha relación entre el estado, el mercado y la sociedad civil, constituyéndose estos tres elementos en pilares de la sociedad. La sociedad civil emerge bajo la denominación de Tercer Sector como consecuencia de las transformaciones del estado de bienestar y el rol que toma el mercado y la empresa privada. El Estado típicamente de estructura jerárquica y eficacia relativa, se ve enfrentado a un macroentorno global donde las organizaciones se transforman progresivamente, se privatizan y avanzan en un mercado de bienes y servicios. El sector público surge con una nueva función que se ve complementada con la sociedad civil, enfatizando la construcción de lo privado-público, es decir la proyección al espacio público de las solidaridades y altruismo privado. (Giner y Montagut, 2005). Este estado de cambio se ve enfatizado por las limitaciones de éste para resolver de modo eficiente y eficaz las demandas sociales, como la exclusión y la inmigración. Es el sector privado no lucrativo el que apoya las intervenciones sociales, demostrando con esto la capacidad de resolución de estas problemáticas.

Tercer sector es un "término comparativo que sitúa este sector en relación a los otros dos sectores institucionales de la economía, el sector público y el sector privado" (Sajardo y Chávez, 2006). El tercer sector de la economía complementa y coordina acciones con los otros dos sectores para satisfacer las necesidades de las personas. Esta satisfacción viene dada primordialmente por la disminución de los costos de transacción a las que se ven sometidas. La NPO "juega un rol mediador entre los intereses del mercado y las políticas de las agencias publicas, manteniendo relaciones con ambos agentes"(O'neil, 2002)

El tercer sector da respuesta también a fallos de mercado (sector privado), donde los demandantes de bienes y servicios se ven imposibilitados de controlar a los oferentes por los mecanismos contractuales ordinarios, en situación de asimetría de información. Estos llevan al sector privado a maximizar sus beneficios y a elevar los precios, por lo que automáticamente el consumidor rebaja su consumo castigando al oferente y reduciendo el nivel de confianza en él, lo que como en cadena, conduce a un menor nivel de producción y un aumento de la demanda insatisfecha. Este fallo de mercado será parcialmente neutralizado por el tercer sector, que funciona sobre la base del principio de no distribución de beneficios o renta residual a los individuos que lo controlan. Este principio se alza como mecanismo de garantía, incrementando la confianza del consumidor en estas organizaciones, por lo que él tenderá a demandar más sus bienes y servicios. Las organizaciones del tercer sector cumplen su misión de mediadoras disminuyendo los costos de transacción, integrando verticalmente a oferentes y demandantes. El tercer sector maximiza el bienestar conjunto de ambas partes, la del oferente materializada en el beneficio, y la del demandante, bajo la forma del excedente del consumidor. (Sajardo y Chaves, 2006)

Las Organizaciones Sin Fines De Lucro En Chile

En Chile, las NPO desempeñaron su papel denunciando y preparando estudios críticos de las consecuencias del modelo neoliberal y sosteniendo programas de pobreza. Su número se multiplicó con el advenimiento de las luchas populares masivas entre 1982 y 1986 que amenazaron con derrocar al gobierno militar. En 1990, y con la llegada de la democracia, las NPO tuvieron que repensar sus fines y objetivos organizacionales, puesto que ya no se justificaba seguir luchando contra el gobierno y, de apoyar a los movimientos sociales muchas NPO, pasan a colaborar con el gobierno.
Las NPO de los países desarrollados en la actualidad, en lugar de enfrentarse a la globalización dirigen sus esfuerzos a trabajar de forma activa y "comprender cómo pueden guiarse estos procesos con el objetivo de crear y distribuir mayores beneficios sociales y medioambientales. Típicamente las NPO se basan en el reconocimiento de los nuevos escenarios y temas a los que deben hacer frente dada la alta demanda de la sociedad civil por respuestas que protejan el medio ambiente, resguarden la seguridad de los ciudadanos y respeten los derechos de éstos. Para ello la propuesta es considerar que los mercados son fundamentales para el alcance de un prospero futuro para las NPO. En este sentido se espera que el mercado se convierta en canal legítimo y viable para el cambio social al que aspiran estas organizaciones.

Subyacen a la lógica explicitada, la consideración que las NPO son la octava economía del mundo. En primer lugar, se señala que las NPO dirigen de manera notable los programas de responsabilidad corporativa y sostenibilidad. Segundo, se reconoce que representan buenos indicadores del lugar hacia el cual las prioridades empresariales y políticas irán en el futuro. Tercero, la función de las organizaciones será considerado cada vez más relevante e importante en el desarrollo de las sociedades y sus economías. En cuarto lugar, y no obstante lo anterior, se hace necesario reconocer que las organizaciones sin fines de lucro se enfrentan a una competencia creciente por "el espacio en la mente" del público, los políticos y las empresas, en la medida que existen otros agentes que adoptan sus puntos de vista, lenguaje, estilos y tácticas y que están interesados y dispuestos a introducir cambios que mejoren su gestión. Quinto, en la medida que algunas NPO se convierten en arcas importantes y se aproximan a la corriente dominante, se enfrentan a cada vez más peticiones de mayor transparencia y de rendición de cuentas. Finalmente, a medida que el entorno varía a su alrededor, algunas de las NPO más conscientes se dan cuenta de la cada vez más urgente necesidad de revisar y redefinir su papel, responsabilidades y modelos de negocio.

A modo de Conclusión

  • 1.Las NPO abarcan un sector importante de la economía de los países, mediando entre el sector público y privado.
  • 2.El rol social de las NPO continúa siendo relevante en Chile, que aún ostenta deficitarias estadísticas en materia de distribución de ingresos y erradicación de la pobreza. Se les reconoce a las NPO un rol protagónico en el llamado tercer sector, fundamentalmente por su credibilidad y efectividad, desde la mirada de los beneficiarios.
  • 3.Las economías actuales y los desafíos en materia de optimización de recursos, refuerzan la idea de una alianza estratégica entre el Estado, las NPO (como representantes del tercer sector) y las empresas. Lo que estos sectores pueden producir con la sinergia que crean, va más allá de lo que tradicionalmente se ha efectuado en materia socio-económica.

Fuentes Bibliográficas

  • 1.ANHEIER Y THEMUNDO, (2002) "Organizational forms of global civil society", London School of Economics Global Civil Society Yearbooks,
  • 2.AUSTIN, JAMES; HERRERO GUSTAVO Y REFICCO EZEQUIEL (2007 Diciembre). La nueva ruta: alianzas sociales estratégicas. Harvard Business Review.
  • 3.CHUA, ALTON (2002): The influence of Social Interaction and knowledge creation. Journal of Intellectual Capital. Vol. 3 N° 4, pp.375-392
  • 4.SWIFT,T. y ZADEK, S. (2002), Corporate Responsibility and the Competitive Advantage of Nations. Ed. The Copenhagen Centre y Accountability.